jueves, 9 de noviembre de 2017

09/11 - La Madre de Dios de la Almudena, Patrona de Madrid


La tradición dice que en siglo VIII, cuando Madrid era una insignificante villa y España estaba dominada por los musulmanes, estos entendieron que Madrid era un lugar estratégico y decidieron establecer allí una gran fortaleza. Grande fue la consternación de los cristianos de aquel lugar al saber del inminente ataque musulmán. Fue así que pensaron en cómo salvar a la venerada imagen de la Virgen María, que, según la tradición, había sido traída a esta villa por un discípulo del Apóstol Santiago en el año 38.

Fue bajada la imagen del camarín y conducida en procesión hasta la muralla (al-mudaina'), donde se le construyó un nicho en el que fue colocada, "dejando dos luces para que la alumbrasen". Acto seguido, se tapió el nicho y se dejó el muro en la misma forma que estaba. Más de tres siglos y medio sufrió Madrid el yugo de los árabes, hasta el 1085, tres siglos después de que la Virgen fuese escondida, que fue cuando llegó el añorado día de la liberación. Don Alfonso VI de Castilla, llamado "El Bravo", reconquistó Toledo, y poco tiempo después el estandarte de Cruz hondeaba sobre las torres de Madrid. Ordenó entonces Don Alfonso que se hicieran rogativas por espacio de nueve días para que el Cielo les concediese el tesoro que se hallaba oculto; para que la misma Virgen María los iluminase y encaminase sus pasos hacia el lugar donde se encontrara su sagrada imagen. La Virgen escuchó sus ruegos: el día 9 de noviembre de 1085, último del novenario, organizose una solemne procesión después de la misa celebrada en el templo de Santa María, que recorrió todos los lugares donde se creyó que pudiera esconderse la imagen de la Señora.

Al llegar la comitiva al sitio denominado hoy Cuesta de la Vega, y al pasar por delante de un trozo de la vieja muralla que por dicha parte de la villa se levantaba, permitió Dios que se produjera uno de los muchos prodigios con que el Todopoderoso muestra a los mortales su infinito poder y su bondad sin límites... Ante el asombro de todos los presentes, se derrumbó por sí mismo el trozo de muralla donde estaba la hornacina en la que ocultaron la sagrada imagen de María, apareciendo esta, a la vista de los fieles, en la misma forma en que fue colocada, incluso con las dos velas encendidas que, para alumbrarla, le habían puesto aquellos fervorosos cristianos un día del año 712. Habían transcurrido trescientos setenta y tres años. Desde entonces la Virgen de la Almudena es considerada Patrona de Madrid.


Fuente: Preguntasantoral