jueves, 22 de septiembre de 2016

La triste historia de una iglesia de Kosovo (Serbia)


La Iglesia ortodoxa serbia actualmente está luchando por recuperar la iglesia de Cristo Redentor, el único templo ortodoxo en Pristina, la capital de Kosovo, la cual empezó a ser construida en 1998 y no pudo ser terminada por la expulsión de los serbios de la ciudad.

Aunque antes de la guerra de Kosovo, en Pristina vivían 40.000 serbios, actualmente solo 17 quedan en la ciudad, quienes además fueron testigos de cómo la única iglesia ortodoxa serbia en la ciudad fue convertida poco a poco en un botadero de basura y un orinal público, además de ser incendiada en repetidas ocasiones por extremistas. En 2012, el Gobierno de Kosovo informó sobre su disposición de destruir la iglesia y construir un centro memorial.

Sin embargo, después de muchos intentos, hace poco representantes de la Iglesia ortodoxa serbia, administradores del lugar, lograron acceder al territorio de la iglesia y empezar a poner orden en el lugar. No obstante, el intento fue detenido por las autoridades de la ciudad.

Días después, grupos de estudiantes que simpatizan con el partido Autodeterminación, una organización nacionalista de izquierda de Kosovo, arribaron al lugar y colgaron en la iglesia letreros en contra del pueblo serbio, además de pedir que la iglesia sea derribada por ser un "símbolo de la época de Milosevic".

La Iglesia ortodoxa serbia calificó los ataques de los estudiantes de "incivilizados", además de acusar a la policía de fingir ante las cámaras y estar, en realidad, del mismo lado que los estudiantes. El vicepresidente del Gobierno de Serbia, Branimir Stojanovic, señaló en una entrevista con Sputnik que lo ocurrido es algo a lo que están acostumbrados los serbios en Pristina.